Visita Camboya. Los maravillosos templos de Angkor

Visita Camboya. Descubre los templos de Angkor
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

 

Cuando vas a Camboya, el momento más esperado del viaje es la visita a los maravillosos templos de Angkor. Primero os doy algunas recomendaciones que pienso que os pueden ayudar a vivir y a disfrutar más de estos templos que para mi gusto son lo más espectacular que he visto nunca.

 

 

 

Disfrutar de los Templos de Angkor

Como muchos otros viajeros y alentados por ellos no podíamos esperar y decidimos visitarlos a Primera hora de la mañana, al amanecer. Si dedicáis hacerlo, os recomiendo que lo hagáis el segundo día (si vais a visitarlos más de un día).

La razón es muy simple, antes de nada tienes que pasar el trámite previo de sacar la entrada y eso lleva un tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que le lugar donde se sacan esta un poco alejado de los templos. El madrugón es importante (alrededor de las 4 de la mañana), y da mucha rabia ir viendo cómo sale el sol y sentir que estás perdiendo uno de los grandes espectáculos que vas a ver en tu vida.

Viaje a Camboya. Templos de Angkor
Amanecer en Angkor Wat

Hay dos sitios desde donde se puede ver el amanecer. Un palco que está situado fuera de las murallas de Angkor Wat y donde suelen llevar los guías porque es más “ordenado”, y en el recinto donde se encuentra el templo.

En ambos lugares el espectáculo es único. Las famosas torres del templo de Angkor se van dibujando en el horizonte y el color del sol va tiñendo el templo con diferentes reflejos de varias tonalidades, hasta que, por fin, sale el sol entre ellas  y las  va escalando.

Cuando se entra dentro del recinto hay que sumarle a esta imagen, el reflejo que tiene el templo en el lago que hay delante. El espectáculo es maravilloso y no te lo puedes perder

Nosotros estuvimos en el recinto de fuera el primer día. Como algunos nos quedamos con ganas de más, volvimos a madrugar el segundo día y esta vez lo hicimos dentro de las murallas a pie del lago.

Además de un espectáculo fue una aventura porque tan preocupados estábamos por coger buen sitio (acuden cientos/miles de personas) que estaba todo tan oscuro y vacío que hasta nos pasamos la entrada…Pero no hubo problema, la acabamos encontrando y conseguimos nuestro objetivo de ser los primeros en la fila junto al lago y disfrutar del espectáculo cuando sale la luz seguido del sol

Además del amanecer hay dos cosas que no hicimos y que, si alguna vez tengo la ocasión de volver, intentaré hacer lo posible por hacerlas.

La primera es alquilar unas bicicletas y dedicar un día a perderme por los templos.  Hay casi mil templos. Es imposible abordarlos todos, pero también es muy difícil hacerte una idea de la dimensión que tiene por lo que coger unas bicicletas y simplemente perderse en la selva que les rodea es una forma única de vivirlos (siempre y cuando vayas en una época que el calor te lo permita).

La segunda es subir en globo. Es un globo estático, no se desplaza, pero ayuda a visualizar la estructura y dimensión de lo que estás visitando. No es barato, pero no llega a los precios desorbitados del alquiler del helicóptero con el que sobrevuelas los templos y que, por supuesto tiene que ser la mejor de las opciones para ver esta maravilla.

Por si no podéis sobrevolar en ninguno de sus formatos, os adjunto un mapa para que os hagáis una idea de cómo se sitúan los distintos recintos.

 

 

Visita Camboya. Descubre los templos de Angkor
Mapa Angkor

 

Merece la pena ver los templos en distintos días, sobre todo si se va en una época de calor agobiante. En una estancia de tres días, se podría realizar de la siguiente forma

Primer día: Angkor Thom: visitar la ciudad empezando pronto por la mañana (tras sacar los tickets). De esta manera puedes visitar Bayon con menos gente (es el templo más visitado y puede llegar a resultar agobiante). Descansar al mediodía en el hotel en las horas de más calor y volver para ver el atardecer Ta Prohm y disfrutar del atardecer

Segundo día: Angkor Watt, comenzando con el amanecer antes del desayuno y volviendo para perderte y disfrutarlo en su totalidad. Por la tarde se puede aprovechar para ver otros templos que están cerca como Ta Keo u otros próximos a Angkor Thom.

Tercer día: visitar los templos aledaños alejados de estos dos recintos como Banteay Srei, Banteay Samre… y muchos otros

Los templos de Angkor se extienden sobre una superficie de unos 400 kms cuadrados perdidos en la selva, por lo que nunca se acaban de ver y cada uno de ellos os sorprenderá de una forma diferente. Cada monarca construía una ciudad y Angkor es el conjunto de todas las ciudades construidas por los distintos monarcas.

 

Angkor Wat

 

Angkor Wat, este es el mayor de todos los templos y el más famoso y fotografiado. Rodeado de una muralla que miden más de un kilómetro, es el monumento religioso más grande del mundo.

Es también el templo más famoso de todo el complejo que en su exterior luce las famosas cúpulas de flor de loto, que veréis al amanecer y que producen un reflejo casi perfecto en el lago que hay en frente. Alberga un enjambre de pasillos y estancias de extremada belleza con tallas muy bien conservadas que relatan diferentes escenas y momentos de la historia.  Tiene varios pisos y merece la pena perderse por ellos y por sus patios

 

 

 Angkor Thom

 

La entrada a la ciudad se realiza por el famoso puente de los “guardianes de piedra”. El templo más famoso es el templo de Bayon con sus famosas caras sonrientes (hay más de 200), y muestra en su base relieves muy conservados con motivos de la vida de la época. El único inconveniente es que hay muchos turistas visitándolo, por lo que si se aprovecha la primerísima hora de la mañana se puede disfrutar mucho más.

La visita se puede continuar por la terraza de los elefantes, que como su nombre indica, tiene relieves de elefantes y era el lugar en el que se conmemoraban las batallas; seguiremos por el Phimeanakas, templo de color rosáceo y con forma de pirámide de dimensiones mucho menores a Bayon, situada en el área real. Este templo posee muchas leyendas y la más conocida es que vivía un serpiente de 9 cabezas que por la noche se convertía en mujer, mujer con la que el rey debía encontrarse cada noche para no dormir.

La terraza de los elefantes, de 300 metros de longitud era el lugar escogido por el rey la corte para presenciar los desfiles.

Viaje a Camboya. Templos de Angkor
Templo de Bayon

 

 

Viaje a Camboya. Templos de Angkor
Terraza de los elefantes

Templos de Angkor. Phimeanakas

 Otros templos

Fuera de las dos ciudades, se encuentran templos muy importantes. El más famoso de todos es Ta Phrom. La fama, además de por el cine, se debe a su espectacular estado literalmente comido por la selva. Los árboles y la piedra del templo han llegado a ser uno solo. Fue la universidad de la época y, cuando los templos  se redescubrieron tras cinco años de abandono, fue la imagen al mundo de cómo la naturaleza se había mezclado con la obra del hombre. Los árboles, sus dimensiones y sus raíces son un espectáculo que merece la pena disfrutar.

Viaje a Camboya. Templos de Angkor
Ta Phrom

 

Otro de los templos próximos a Angkor Thom que visitamos fue el templo inacabado de Ta Keo. Dice la leyenda que un rayo fue el causante de que no se acabara. Subiendo sus largas escalinatas, se podrá también disfrutar de una bonita vista del entorno.

 

Más alejado de este entorno visitamos el templo rosado de Banteay Srei, el templo de las mujeres. A 25 kms de los templos principales, y aunque no sea tan conocido, para mi gusto es de los más bonitos y mejor conservados de todo el complejo. De arenisca rojiza, se dice que fue el único construido por mujeres y está lleno de esculturas, relieves y de una exquisita decoración.

 

Fuera del complejo, a unos 60 kms de distancia, se sitúa Beng Mealea. No es conocido y es un templo en ruinas también tragado por la selva. De grandes dimensiones, tiene un buen paseo, fue quizás para nosotros uno de los mejores momentos del viaje.

Al no ser muy conocido, no tiene casi turistas y es una sensación única poder pasear por las piedras, y subirte por las raíces con la sensación de que estás sólo en el universo, es un momento intenso y auténtico. Recomiendo totalmente una visita a este maravilloso templo. Aunque esté más alejado, los paisajes que ves hasta que llegas, también merecen la pena.

 

Viaje a Camboya. Beng Mealea
Beng Mealea

 

Distfruta de los maravillosos templos de Angkor

Disfruta de Camboya

Deja un comentario